El Real Mercado ‘Siglo de Oro’ de Navalcarnero: festejos de una boda real

Algunos ya conocen mi debilidad por las fiestas populares, en especial cuando aúnan tradición, historia y gastronomía. ¿Han oído hablar del Real Mercado ‘Siglo de Oro’ de Navalcarnero? Cada año, durante el primer fin de semana de septiembre, la localidad madrileña viste sus mejores galas para celebrar el acontecimiento histórico del que fue escenario en 1649. Ese año los navalcarnereños se convirtieron en privilegiados testigos del enlace de su rey Felipe IV y su reina, la sobrina de éste, Mariana de Austria. Desde entonces, tres días de mercado y diversas actividades de agasajo se recrean con orgullo en honor a los “recién” casados.

Festejos por la boda del rey Felipe IV con Mariana de Austria: el Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

La plaza de Segovia, centro neurálgico del casco viejo de Navalcarnero, decorada o enramada, como decimos en Canarias, luce su mejor cara; lista para el esperado recibimiento. El Real Mercado ‘Siglo de Oro’ se despliega en las calles adyacentes, donde unos 60 comerciantes ofrecen todo tipo de productos artesanales que hacen mella en la fuerza de voluntad más férrea. Desde asados, dulces del recetario árabe, bollería, quesos y vinos, a jabones, piezas esotéricas, bisutería y prendas de ropa, entre otros.

Festejos por la boda del rey Felipe IV con Mariana de Austria: el Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

Panes. Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

Chucherías artesanales. Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

Hierbas naturales. Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

¿Y que se creen, que no pequé? Pues claro que si. Y aunque mi presupuesto era bajo, “cayeron” un puñadito de golosinas artesanales (100 gramos = 3 €) y una ración de papas “enbravecidas” en el mismísimo infierno (6 €); ¡cómo picaban! También me empaché a olores de aquí y de allá. ¿O es que eso no cuenta?

Patatas bravas. Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero e iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

La fiesta, declarada recientemente de Interés Turístico Regional, es una oportunidad para revivir y disfrutar de algunas de las escenas más típicas del siglo XVII. El programa incluye también pasacalles, corral de comedias y talleres varios. Los más pequeños pueden montar en pony y los más atrevidos incluso a caballo.

En esta edición se expusieron en la plaza del Teatro ‘Los ingenios del Teatro Sabbattini’, una curiosa colección de “máquinas que reproducen sonidos, mecanismos enfocados a la creación de decorados e incluso algún elemento de iluminación”, como la máquina de viento, la cascada o el barril de truenos. La muestra nos descubre “las entrañas de la ingeniería teatral, que comenzaba a despegar en el reinado de Felipe IV. Todo lo que hasta entonces se había tenido que imaginar el espectador era ahora puesto en escena al servicio de las dramaturgias; máquinas que complementaban una puesta en escena cada vez más completa y más atractiva”.

Exposición 'Los inventos del teatro de Sabatini'. Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

El colofón al primer día de mercado, siempre un viernes, lo marca el encuentro de los monarcas. Aproximadamente a las 20:30 horas el pueblo en peso se congrega alrededor de la plaza de Segovia para presenciar el ansiado momento. Se hace el silencio, roto minutos después por el pegadizo sonido de gaitas, trompetas y otros instrumentos que anuncian la entrada del rey Felipe IV, implacable a lomos de su corcel. Le sigue Mariana de Austria y su variopinto séquito. Ambos se pasean por la plaza mostrando la altanería propia de su rango; un mundo de facilidades, inaccesible y ajeno a los padeceres del pueblo.

A continuación, los Reyes y su corte suben a un pequeño estrado para contemplar el espectáculo ecuestre que les tienen preparado. Una decena de caballos de gran porte se mueven en sintonía dirigidos por jóvenes y dominantes amazonas, meritorias de numerosos aplausos. La representación flaquea en el turno de ‘Esencia’, un show visual pirotécnico y acrobático inspirado en los cuatro elementos (agua, tierra, fuego y aire). No tanto por la actuación de las profesionales, sino por la evidente escasez de fondos económicos.

Desde el respeto, pienso que esta última parte aporta poco al conjunto de la celebración. Propongo centrarse más en el protagonismo de los monarcas antes de que abandonen la plaza para recorrer el mercado y darlo por inaugurado oficialmente.

Festejos por la boda del rey Felipe IV con Mariana de Austria: el Real Mercado 'Siglo de Oro' de la villa de Navalcarnero

Las interpretaciones son realizadas con entusiasmo por los navalcarnereños (¡genial el personaje de la mujer embarazada!). Son ellos quienes con su ilusión y esfuerzo han mantenido vivo el espíritu de esta fiesta, que valió a Navalcarnero el honorable y doble título de Villa. Y es que aunque ya lo había recibido en 1627 al independizarse de Segovia, con motivo de la esponsales, tras la boda, Su Majestad le otorgó el de ‘Villa Real’. Siendo reconocida desde entonces (1649) en todos sus reinos, como “la Villa de Villa Real de Navalcarnero”.

¿Te ha gustado esta entrada? Quizá te interese: Descubriendo el CINC, el Centro de Interpretación de Navalcarnero.

Suscríbete por email  Síguenos en Facebook

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s